Con la Alfombrita Viajera estoy aprendiendo como cuidar de mi hija” Mónica, mamá de Jazmín

22-12-2020

Con la cuarentena a inicios de marzo, todos los planes tuvieron que ser replanteados. Motivados por nuestra vocación de apoyar a las familias y acompañar a los niños y adolescentes en su desarrollo, nos vimos en la necesidad de reinventarnos como muchos en el país. Es así que presentamos un programa renovado en formato digital y radial “Para vivir, amar y seguir aprendiendo”.

A través de los contenidos digitales llegamos a los hogares de los niños de primera infancia, con entretenidos personajes como “Mochi” para jugar y aprender sobre las partes del cuerpo, de la cara, los números y las formas.

Mónica, mamá de Jazmín (4), quien participa del proyecto Alfombrita Viajera de la Fundación en la comunidad Ypoá de Nueva Italia, es una de las madres que continuó con los encuentros de estimulación a través de los grupos de WhatsApp.

“Con mi hija yo también aprendí muchas cosas y ahora con la pandemia seguimos descubriendo nuevas experiencias como el aprendizaje de manera virtual. Con la Alfombrita Viajera estoy aprendiendo como cuidar de mi hija”, nos cuenta Mónica, que, en medio de sus quehaceres diarios, pasa la mayor parte junto a su hija. 

A Jazmín le gusta mucho pintar, en especial el arcoíris; el azul es su color preferido. También le gusta mucho compartir con sus amigos, según lo que ella misma nos cuenta en una breve y motivadora conversación:

“Tengo muchos amigos; Gime, Analía, Giuli. Me gusta jugar y jugar y jugar… con todos mis juguetes”

En la casa de Jazmín, por ejemplo, Mochi y los animalitos se hicieron presente, gracias a su mamá, quien confeccionó cada uno de estos personajes para hacer aún más divertida la hora de aprender y cantar.

         

 

Entre los vídeos favoritos de Jazmín se encuentran “el reggae del cuerpo” y el “el rock de los números” con los que aprendió a identificar las partes de su cuerpo bailando y a contar, cantando.

“Ya cuenta hasta 20, en casa juntamos tapitas así aprendemos de manera más sencilla” agrega su mamá.

Al entrar a la casa de Jazmín, observamos un oso de peluche que sostiene un frasco de alcohol en gel y un enorme cartel que dice: vamos a cuidarnos. Estos meses nos han enseñado a tener mayor responsabilidad sobre nuestra salud y han afianzado todavía más las buenas prácticas. Y aunque desde casa pareciera más difícil, los padres y los niños han comprendido que es primordial y no lo dejaron de realizar, con mucha creatividad de por medio. Nos llena de entusiasmo poder ver y compartir dichos logros en este año desafiante.

      

“La gente me dice “Nde valé” ¿Cómo lo que vos hacés todo esto sola? A mí, verle a Jazmín contenta es lo que me motiva todos los días y poder construir en ella una infancia inolvidable”, expresa Mónica.

La Alfombrita Viajera llega a más de 500 niñas y niños de 0 a 4 años de las ciudades de Ypané, San Antonio, Nueva Italia y Luque, brindando estimulación oportuna gratuita en comunidades vulnerables y de difícil acceso. Durante la pandemia, Dequení siguió acompañando el proceso educativo de los niños, sumando además acciones de contingencia para garantizar la alimentación, con ollas populares, kits de alimentos y de higiene para las familias.

« Ir al listado de Noticias