La Alfombrita Viajera llega los hogares más distantes para brindar estimulación oportuna a niñas y niños

20-03-2021

Con este proyecto llegamos hasta los hogares de los niños y niñas de primera infancia. Nos reciben familias que viven en zonas vulnerables que no pueden acceder a servicios de estimulación oportuna.

Las educadoras recorren las casas con una gran mochila en la que llevan los materiales que les permiten llamar la atención de los niños; a pie, en motocicleta o en auto, para jugar con ellos y prepararlos de la mejor manera para que estén listos para la vida escolar.

“Lo que más me gusta es jugar con los niños y ver como ellos expresan su alegría al vernos llegar. Se nota el avance y el progreso con ellos gracias al acompañamiento. Es mi primer año en la alfombrita y me siento muy contenta de formar parte de esta gran experiencia” comparte Rosa Alfonso, quien trabaja con 5 familias por día, quienes residen en las comunidades Ita Koty e Ita Poty de San Antonio.

Las madres y padres acompañan de manera activa cada encuentro. Además, se informan sobre cómo educar a sus hijos en forma sana positiva y sin violencia.

En este recorrido, llegamos a la casa de Santino. La “Alfombrita” lo acompaña desde sus primeros 11 meses de vida y hoy a sus 3 años de edad, Gilda, su mamá, nos cuenta sus logros: “Santino está muy atento a todas las instrucciones a la hora de lavarse las manos, cepillarse los dientes o juntar sus juguetes; responde las preguntas, ya sabe los colores, es sociable y le gusta compartir con sus amigos”.

La rutina empieza con el saludo y la pregunta para todos los miembros de la casa ¿Cómo está el día? ¿Soleado? ¿nublado? O ¿lluvioso?  Luego comienza la dinámica con la pelotita curiosa que quiere conocer un poco más de cada integrante de la casa.

“La Alfombrita no solo ayuda a nuestros hijos, significa mucho para nosotros en nuestra tarea de padres para acompañarlos en ese proceso de descubrimientos y aprendizaje y nos motiva a darles siempre lo mejor con amor y paciencia y promover la buena crianza que nos inculcan” comenta Gilda, mamá de Santino.

Finalmente, en medio de lágrimas, la mamá de Santino expresa lo privilegiada que se siente de poder acompañar cada paso de su pequeño, ya que hay muchas madres que en su comunidad no tienen la misma oportunidad porque están muchas horas fuera de la casa trabajando.

Cabe destacar que las actividades y dinámicas de dicho proyecto, se realizan bajo todas las normas sanitarias y con el fin de seguir brindando educación, afecto y esperanza hasta los hogares que más lo necesitan.

Nuestro proyecto se desarrollará durante 10 meses. Arrancamos en marzo y concluimos en noviembre, llegando a comunidades vulnerables de 8 localidades.

Para más información sobre nuestros proyectos de primera infancia contactar con Mónica Romero, gerente social de Dequení, mromero@dequeni.org,py

« Ir al listado de Noticias